Si Ben Franklin fuera funcionario de SENPLADES


Benjamín Franklin, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, dijo alguna vez que “si sabes gastar menos de lo que ganas, has encontrado la piedra filosofal”.



Franklin, tan multifacético y ordenado como era, sabía la importancia de vivir de acuerdo a las posibilidades de cada uno. En su autobiografía (una de las más interesantes que he leído) se comprende como los éxitos sucesivos que obtuvo en su vida, a través de su ingenio y trabajo, fueron el resultado de principios sencillos pero contundentes trazados en su juventud. Uno de ellos era la frugalidad, el no malgastar, y claro, el no gastar más de lo que se gana.

Me pregunto qué pasaría con el pobre Ben si, en vez de ser un inventor, un empresario o un respetado político, le hubiera tocado ser funcionario de la Secretaría de Planificación y Desarrollo (SENPLADES) o del Ministerio de Finanzas del Ecuador. ¡Se volvería loco! 

Caminaría con sus lentes bifocales (los cuales inventó él mismo) y trataría de convencer a los eruditos tecnócratas senpladesianos que gastar más de lo que se gana o se ganará en un futuro es una mala idea. Les diría que pensar en un presupuesto estatal tan millonario como el que han presentado para este año, dependiendo de una sola variable como el precio del petróleo, es un riesgo muy tonto. Ya me imagino al pobre Ben, vestido en sus antiguas ropas y rodeado de jóvenes con 35 maestrías cada uno, aconsejándoles que sean prudentes como lo hacen los buenos abuelos. 


Los jóvenes, ardientes revolucionarios infalibles, probablemente le dirían que no se preocupara, que de llegarse a imprevistos ellos conseguirían que unos amigos asiáticos les financiaran el déficit de su presupuesto. Franklin seguramente les diría -¡pero es que su necesidad de financiamiento en el 2013 es de $ 6.254 millones de dólares! Que peligroso que sus amigos asiáticos vayan a financiar el 61% de ese gasto, es decir, ¡$ 3.182 millones de dólares! ¿No les parece bastante arriesgado? Además, me llegó una información de que sus amigos ya no están tan bien económicamente. Que andan más resfriados que los ecuatorianos con estos fríos de julio-. 
  
Ben, acostumbrado a la frugalidad y a las finanzas seguras, no entendería porque estos jóvenes quisieran gastar más de lo que tienen. No lo comprendería. Se preguntaría porque quieren gastar un 21,6% más que en el 2012 cuando los indicadores marcan una contracción de la economía ecuatoriana y unos rankings muy malos. En el de inversión extranjera directa, por ejemplo, Ecuador solo le gana a Paraguay. Además, con todos esos gastos la deuda interna subirá a $ 1.876 millones de dólares y la externa llegará a $ 4.371 millones de dólares. ¡Pobres los afiliados al IESS que con sus ahorros aguantan el gasto revolucionario!  

-Mijitos- les diría el sabio Ben. –Si lo que quieren es que tanto gasto estatal mantenga el consumo interno, los malls llenos y los restaurantes sin mesas disponibles, están jugando con fuego. Cuidado piensen que esas maniobras pueden tapar por siempre la poca inversión privada que recibe el país. No se confíen. Acuérdense que solo la inversión que viene luego del ahorro es la que no se diluye en el tiempo. Si “invierten” lo que no han generado y ahorrado son presa fácil de los ciclos económicos que se dan constantemente. Serán muy débiles. Mejor deberían bajarle el acelerador al gasto estatal, financiado con puro préstamo asiático y venta anticipada de petróleo, y ponerse a producir de verdad-. 


-Además- agregaría el incomprendido Ben. –Sepan que si les llega a fallar la economía del país, los ecuatorianos sabrán que ustedes son los únicos responsables y nunca más ganarán elecciones tan fácilmente. Si no les importa la economía, por lo menos debería importarles no perder el poder-. 

© Artículo publicado en el Diario El Heraldo (16-07-2013)

Comentarios

  1. María del Carmen Olivo18 de julio de 2013, 19:26

    excelente texto, con ello nos esta concienciando
    que nuestro país esta bien endeudado por los excesivos gastos que se han realizado últimamente y por ello no hay que gastar el dinero más del presupuesto familiar que se tiene,porque no vamos ha saber como vamos a quedar,y ¿Cuáles serán las exigencias de los chulquerito chinos? y si ya comienza también a sentirse un desfase económico en los países asiáticos la arremetida por cobrarnos va ha ser fatal bueno DIOS nos proteja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario. Es verdad, el gasto es excesivo.

      Eliminar
  2. Excelente articulo y muy acertado análisis del futuro económico de nuestro país!

    ResponderEliminar
  3. Gran artículo, y claramente la deficiencia es que son economistas o MBAs de escritorio no saben lo que es producir arriesgar capital y generar empleos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares