Niños usados

La escandalosa utilización de niños y bebés en las propagandas gubernamentales me produce una sensación de fastidio y, a la vez, de sorpresa. De lo que hemos visto en estos meses, parecería que el marketing político ha perdido todo tipo de pudor (si es que alguna vez lo tuvo) al tratar de vender los planteamientos oficiales utilizando imágenes de bebés y de niños. 

El aparato propagandístico estatal se afina especialmente en los horarios estelares de radio y televisión, sin escatimar costos. Se interrumpen noticieros, novelas y hasta nos invaden en los partidos de futbol. ¿Existe acaso mayor tortura que tener propagandas a quemarropa en los partidos de la selección? No creo.

No hemos tenido tregua. Ahora me explico por qué la televisión pagada ha crecido tan rápido en nuestro país ¡todos quieren huir de los canales nacionales! Este año, el bombardeo publicitario de contenido infantil comenzó a raíz del pedido presidencial de explotar el Yasuní ITT y ha continuado con el tercer cumpleaños del 30-S. La primera ráfaga tuvo como protagonista a un indefenso bebé pinchado con una jeringa para velar “por su propio bien” y mantenerlo 99% intacto. Y la segunda, (que espero termine cuando veamos el partido clasificatorio entre Ecuador y Uruguay) la protagoniza la niña Megan, prima hermana de “Dolores Argentina”, antiguo producto publicitario de la campaña presidencial de Cristina Kirchner en el 2007.

Tanta parafernalia publicitaria me lleva a una sola pregunta: ¿Dónde están los autoproclamados “defensores” oficialistas de los bebés y los niños? Antes cuestionaron a un asambleísta por publicar una foto en donde aparecían sus hijos junto al presidente Correa y lo destrozaron ante la opinión pública. Ahora no dicen nada. No han puesto el grito en el cielo ante las evidentes violaciones al Código de la Niñez y Adolescencia que prohíbe utilizar este tipo de imágenes en actividades políticas. Y claro, mientras calculadamente callan ante estas violaciones, al mismo tiempo hacen gala de su falso moralismo dedicándose a despotricar y a solicitar sanciones judiciales contra un periódico que publica imágenes de mujeres en bikini. Eso sí les molesta y les indigna. 

Les hubiera servido escuchar al presidente Mujica en la intervención que tuvo en las Naciones Unidas hace poquísimos días. Mujica, aparte de las folclóricas críticas que dirigió a lo que él cree que es el capitalismo, dijo algo valioso que calza en estos momentos de bebés y megans: “hay marketing para todo (…) todavía las campañas de marketing caen deliberadamente sobre los niños y su sicología para influir sobre los mayores y tener, hacia el futuro, un territorio asegurado.”

©Artículo publicado en el Diario El Heraldo (01-10-2013)

Videos: 

Comentarios

  1. Lamentablemente el discurso verde de igualdad y protección a la niñez es aplicado solo a los que no son de su grupo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares