El éxito no es fácil

Encontrar libros con recetas para llegar al éxito profesional no es nada difícil. Les aseguro, abundan por todo lado y los venden en cualquier estantería. 

Hay tantos (así como los de vampiros) que he llegado a creer que el verdadero secreto para llegar al éxito profesional es, precisamente, escribir un libro sobre el éxito profesional. 

Pero bueno, si bien este tipo de literatura no deja de ser ligera y de fácil lectura, muchas veces tiene aportes valiosos. Uno de ellos es el que trajo el libro “Fuera de serie” de Malcolm Gladwell (“Outliers” en inglés) hace algunos años. 

En ese libro, Gladwell dice que el éxito se obtiene aprovechando las circunstancias que conforman nuestro entorno y trabajando mucho. Expone como la cultura, el lugar y año de nacimiento y una serie de factores son determinantes para que alguien sea exitoso. No basta con ser talentoso e inteligente, sino que la mayoría de veces el repunte crucial se da aprovechando las circunstancias de nuestro entorno.

Bill Gates, por ejemplo, no hubiera llegado a dominar la industria del software si en su ciudad no se encontraba una de las pocas computadoras que existían ese tiempo en todo el mundo. Gates terminaba sus actividades académicas y se pasaba programando y escribiendo códigos. Desde los 13 años sacrificaba noches de sueño y madrugadas haciendo lo que pocos podían hacer. Solo así pudo vender su primer programa operativo antes de los 25 años y tomarse toda la industria años después.

Y así como Gates, el autor menciona las historias de los Beatles, de Tiger Woods y de otros personajes más que llegaron a ser los mejores en su ámbito luego de mucha práctica. Lo que lo lleva a subrayar el otro ingrediente del éxito: la regla de las 10.000 horas. Según él (y lo demuestra en el libro) se necesita ese número de horas para ser exitoso en cualquier campo.

Practicar algo o trabajar en algo por 10.000 horas nos hace expertos y es más importante para el éxito que el talento o la inteligencia. Una regla que, matemáticamente, se puede lograr con 20 horas de práctica a la semana durante un periodo de 10 años. En definitiva, la práctica consciente de alguna actividad durante mucho tiempo y la maximización de las circunstancias de nuestro entorno son los verdaderos ingredientes del éxito. El talento, la genialidad y la “iluminación” repentina no son tan importantes como creíamos.

©Artículo publicado en el Diario El Heraldo (mar 19 de noviembre de 2013)

Comentarios

  1. Cuando la inspiración y el talento escasean el trabajo duro supera cualquier falencia. La dedicación, el enfoque y la pasión son factores importantes para alcanzar al éxito; pero nada de esto nos asegura un camino si no tenemos la visión y fe en nuestras propias convicciones.

    ResponderEliminar
  2. Picasso decía que la inspiración existe, pero que tiene que encontrarte trabajando...

    ResponderEliminar
  3. Este libro plasma a la perfección que el éxito es un 10% de inspiración y 90 % de transcripción.
    Por casualidad di con tu blog. Excelente trabajo. Felicidades!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares