Ley de Medios

No ha sido una simple coincidencia que en estos últimos años varios gobiernos latinoamericanos hayan promulgado leyes para regular y controlar a medios de comunicación y a la comunicación en su sentido más amplio. Específicamente en aquellos países denominados de izquierda moderna o del “socialismo del siglo XXI”, este control se ha plasmado en normas y en órganos especialmente diseñados para su vigilancia. 

Parecería que se trata de un libreto previamente escrito y bien pensado que se ejecuta a la perfección. Al final, el argumento sobre el desmedido poder mediático y sus abusos ha dado paso a leyes que recuerdan, de alguna forma, las que fueron expedidas en varias de las dictaduras militares que América del Sur sufrió en los años setenta y ochenta. 

Políticamente ha sido rentable construir un enemigo permanente y combatirlo hasta en su propio terreno: con medios y agencias gubernamentales (porque de públicos no tienen nada).

Y en estos procesos políticos al Ecuador le ha acompañado Argentina, donde hace algunos meses se declaró, precisamente, la constitucionalidad de la Ley de Medios expedida por Cristina Fernández de Kirchner. Luego de una votación dividida y de más de 400 hojas de sentencia, la Corte Suprema de Justicia se manifestó a favor de la polémica ley. En efecto, esta sentencia culmina un culebrón judicial que tomó más de cuatro años y que lo protagonizó el Grupo Clarín y el gobierno de CFK.

La disputa constitucional se centró en la transferibilidad de las licencias de concesión de frecuencias; el límite de frecuencias que podía tener cada medio; y, una figura de la ley que descartaba el derecho adquirido por parte de las concesionarias sobre aquellas licencias que superen las permitidas por la ley. En cierto modo, los puntos litigiosos fueron diferentes a los que se han trabado en Ecuador a la luz de la novísima Ley de Comunicación, donde se ha cuestionado mucho la forma en la que se expidió la ley y no tanto en las frecuencias estatales.

Lo curioso, para aquellos que no lo sabían, es que en el Grupo Clarín no fue siempre opositor al gobierno kirchnerista sino que fue aliado en sus inicios y apoyó a Néstor. Sin embargo, el romance terminó y la trama posterior tuvo tintes peores a los de una telenovela mexicana. A diferencia de otros medios de comunicación importantes como “La Nación”, que siempre mantuvieron una coherencia crítica, al Clarín el juego le salió mal.

© Artículo publicado en el Diario El Heraldo (martes 14 de enero de 2014)

Comentarios

Entradas populares