Bancos y planificación central

La existencia de bancos centrales no ha sido positiva para los países. A lo largo de la historia han causado crisis globales y han propiciado la destrucción de abundante riqueza individual. 

En pocas palabras: han quitado valor al dinero, año tras año. Han impreso billetes sin respaldo suficiente, fijado tasas de interés indiscriminadamente y se han asociado con gobiernos y malos banqueros para prestarles (o regalarles) dinero ajeno.

Con razón, prominentes economistas de la escuela austríaca de economía los describieron como “los últimos resquicios de la planificación central”, herencia de los fracasados sistemas socialistas/comunistas y de la locura keynesiana. No se hubieran imaginado jamás que países como el Ecuador, en pleno 2014, no sólo seguirían con bancos centrales sino que estarían planeando centralmente los bienes que deben producir. Ordenando a los empresarios qué hacer y vender. 

Y, lo peor de todo, recibiendo de ellos felicitaciones por las nuevas cuotas de mercado otorgadas a dedo. Eso sí mercantilismo puro y planificación central obscena. Tampoco hubieran pronosticado que, mediante una ley, un gobierno pretendiera tomar el control de toda la liquidez de dinero que circula entre sus ciudadanos (Código Monetario que se viene).

Los bancos centrales siempre han servido para realizar estas truculentas movidas y en el Ecuador su papel ha sido lamentable. Con el sucre, el BCE fue un expendedor alocado de billetes sin respaldo. Por suerte llegó la dolarización y evitó que la riqueza de los ecuatorianos desapareciera totalmente.

Sin embargo, hay que saber que no siempre existió un banco central en Ecuador. Apareció en 1925 luego de una larga historia de bancos privados que, a pesar de que lo que pensemos, funcionaban bastante bien sin un jefe mayor. Hasta imprimían su propio dinero (el dinero privado es posible, aunque no lo crea). 

En la “crisis de la plata” (años 1890-1900) por ejemplo, en donde se discutió la conveniencia de implantar el sistema monetario basado en el “patrón oro” debido a la dramática desvalorización del sucre que, en ese tiempo, se basaba en el metal plata, los bancos no tuvieron un comportamiento errado. El Banco del Ecuador propuso que se estableciera como unidad monetaria el “sucre de oro”. Así, el valor intrínseco de la moneda evitaría la fuga de capitales y la carestía de la vida. La Cámara de Comercio de Guayaquil también presentó una propuesta para que todo el sistema esté basado en el patrón oro. El gobierno pedía consejos a la banca privada y obtenía respuestas sensatas.

©Artículo publicado en el Diario El Heraldo (martes 11 de febrero de 2014)
(*)Las fuentes históricas están basadas en los estudios económicos de Guillermo Arosemena. 

Comentarios

Entradas populares