Informe sin brillo ni pandereta

El pasado 24 de mayo, el informe presidencial confirmó lo que hace algún tiempo se percibe en el ambiente: la pérdida de brillo de la revolución ciudadana. 

El discurso ya no es el mismo; los motivos ya no son los mismos; y bueno, los protagonistas ya no son los mismos. Se ha perdido la frescura y la creatividad que caracterizó (nos guste o no) al movimiento en el 2006. Aquellos que parecían enfrentar al establishment hoy parecen, precisamente, el establishment más recio de todos. 

La necesaria movilidad y familiaridad que constriñe la buena política ha sido reemplazada por la pompa del poder, la comodidad y hasta los jacuzzis hechos a la medida.

Es cierto que tras siete años el desgaste es inevitable, sin embargo, algo más parece estar sucediendo en el gobierno: la única luz que lo sostiene todo también pierde de a poco su fulgor mágico. El presidente Correa, guía y sustento del proyecto político, aquel que encandiló los micrófonos y enterró ferozmente a unos cuantos adversarios del gremio, ya no trasmite lo mismo. Es repetitivo en el discurso y en las formas. Y, lo que es peor, se lo ve solo. Sus ministros y colaboradores no son más que prolongaciones autorizadas de sus ideas y de sus frases, extremadamente vacíos y, aparentemente, sin destellos de ambición como los de su capitán. Eso, lejos de ser positivo para quienes gobiernan, es altamente negativo. Deja claro que el proyecto terminará con el presidente y fuerza, por supuesto, su necesaria reelección.

El mensaje del 2006, que presentó una reivindicación de los ciudadanos frente a la “partidocracia” y caló en los electores ese momento, hoy ha pasado a ser una justificación constante que encuentra fantasmas por doquier, incluso luego de tres mandatos consecutivos. Lo fue en el informe presidencial: los primeros minutos fueron un ataque exclusivo al alcalde de Guayaquil. Luego vinieron arremetidas a la prensa, a la banca, a los indígenas y al capital internacional. Todos culpables de los problemas, una excusa que ya nadie la entiende. Al fin y al cabo, ¿no están ya siete años sentados en Carondelet y van para los diez? 

©Artículo publicado en Diario El Heraldo (martes 27 de mayo del 2014)

Comentarios

Entradas populares