Panchito, como Felipe VI


Panchito, su antiguo compañero de colegio, tipo afable que no era muy bueno para el fútbol ni para los estudios pero que caía bien a todo el mundo, tuvo siempre una habilidad extraordinaria para hacer amigos. 

Usted lo supo desde el principio y, a lo largo de todos estos años, vio cómo el querido Panchito, que se preparó académicamente como cualquier otro pero que nunca tuvo algo impresionante en su hoja de vida, astutamente saltó de cargo en cargo por sus efectivos y poderosos contactos en el sector privado y en el público. Usted se enteraba de sus peculiares movidas por exiguas notas de prensa o por conocidos que todavía mantenían alguna comunicación con él.

Panchito siempre fue así –piensa, mientras sonríe al leer una revista donde el personaje aparece en la sección social celebrando un cumpleaños en la playa.  

Luego de unos meses, al revisar el periódico físico que todavía compra porque detesta leer las noticias en el celular, se entera de un acontecimiento que le hace pegar un brinco de su silla: ¡al Panchito le han nombrado miembro de la Junta Bancaria del Ecuador!

No lo puede creer. Panchito siempre tuvo esa habilidad especial para agradar a todos pero, ¿llegar a la Junta Bancaria? ¡Eso sí que es increíble! Usted se admira porque sabe que la Junta Bancaria maneja toda la liquidez de los ecuatorianos. ¿Qué hará pues el Panchito manejando 27.000 millones de dólares de los ahorristas, osea la plata de todos? ¡La suya incluida! ¿Cómo será formular y dirigir las políticas monetaria, crediticia, cambiaria y financiera de un país?

Eso más, imagínense al Panchito o Pachi (como le decían los panas) dando órdenes a todos los banqueros, diciéndoles cómo deben dirigir el crédito y alineando todo, absolutamente todo, al programa económico del gobierno de turno. ¡Ah! y eso sí, absolutamente blindado. Resulta que ahora toda acción judicial iniciada en su contra a título personal debe ser desechada por los jueces, automáticamente. Más o menos como el Rey Felipe VI pero sin ser rey y claro, siendo el Panchito. 

Las cosas de la vida –reflexiona usted algo preocupado.

©Artículo publicado en el Diario El Heraldo (martes 22 de julio del 2014)

Comentarios

Entradas populares