Marx no hablaba en serio

“Ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario”—dijo alguna vez Carlos Andrés Pérez, con insólita y desparpaja sabiduría.

Es que a veces parecería que verdadero talento se requiere para hacer cosas que no le sirven a nadie y que, claro, despistan a todos. Las recientes reformas al Código del Trabajo son un ejemplo porque no favorecen ni a los trabajadores ni a los empleadores sino…todo lo contrario.

Marx estaría contento. ¡Pero no Karl sino Groucho! Creo que algunos han tomado como máxima su frase de que “la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”. Talvez en sus clases de Georgetown, Yonitown y Quiensabetown sin querer se equivocaron de aula y confundieron la del filósofo con la del célebre comediante. Sé que no fue su culpa pero créanme, queridos amigos, Groucho no hablaba en serio.

Y mire usted que se ha requerido chispa para elaborar el flamante paquete de reformas al actual Código del Trabajo (que, por cierto, hace tiempo es malo). Además, lo han hecho alejados de ese espíritu priísta que les caracteriza y por el cual les tachan de socialistas ultraizquierdosos y de megaderechistas thatcherianos. Hoy no han sido salomónicos con las sobras y no sabemos a dónde mismo han querido llegar. No ayudan a nadie.

Por un lado han puesto topes a la distribución de utilidades de los trabajadores y por otro han establecido escalas remunerativas a gerentes y directivos. Siendo más escandaloso lo primero, puesto que si estas utilidades exceden de veinticuatro salarios básicos, quien se las lleva es el régimen de prestaciones solidarias de la Seguridad Social. Tengo que reconocerlo: ¡qué manera más astuta de crear un nuevo impuesto a la renta!

Los cambios son sustanciales y su análisis se prestaría para más y más artículos aburridos como éste. Sin olvidar la obligación de que los amos y amas de casa se afilien al IESS y la eliminación del contrato a plazo fijo, lo cierto es que estas reformas perjudican y parecen el resultado de un emperro crónico porque el gran código, el suculento, el que iba a ser un legado eterno, al final fue rechazado de plano por los ecuatorianos.

© Artículo publicado en el Diario El Heraldo (martes 18 de noviembre de 2014)

Comentarios

Entradas populares