Ciudades modernas

¿Por qué unas ciudades parecen estar más vivas que otras? 

¿Por qué unas reúnen a personas de todo el mundo, con sus culturas y sus formas, y otras mas bien ahuyentan al extranjero y, a veces, hasta expulsan a sus propios habitantes? 

Esta inquietud nace, necesariamente, del contraste entre las grandes capitales del mundo como Londres, Nueva York, Madrid o Berlín y otras capitales que no tienen (o parecen no tener) tanto esplendor.

Si pensamos de una forma simple y fácil de entender, la proteína que nutre a las ciudades viene de dos fuentes: de sus residentes y de sus visitantes. 

La primera tiene que ver con el esfuerzo e ingenio de las personas que trabajan, producen y viven en el espacio que circunscribe a la ciudad. 

La segunda, en cambio, con lo que personas de fuera ven interesante en la ciudad que no es de ellos. Allí aparecen el turismo, los negocios y las oportunidades de trabajo.

Una ciudad necesita la sinergia de éstas dos fuerzas para progresar sin detenimiento. 

Además, son ellas las que llaman a más personas y permiten la mezcla y riqueza de culturas en un mismo entorno. 

Si una ciudad únicamente se convierte atractiva para la industria y el comercio pero fea para el turismo terminará siendo una ciudad-depósito, sin atractivo para las nuevas generaciones y sin posibilidad de atraer a foráneos. 

Por otro lado, una ciudad-mostrador, que sólo vive del turismo pero carece de un músculo productivo importante también se estanca y no florece.

Otro tema es la provisión de servicios. Cuando una ciudad logra convertirse en un referente de servicios jurídicos, bancarios, educativos o profesionales de cualquier índole ha dado el paso más complejo y grande de todos. Las grandes capitales del mundo se diferencian de las demás por eso.

Artículo publicado en el Diario El Heraldo (domingo 16 de agosto del 2015)

Comentarios

Entradas populares