Buffett: adáptese


Warren Buffett, el inversor más famoso y rico del mundo, publica cada año una carta a los accionistas de Berkshire Hathaway, la gigantesca empresa que a sus 85 años sigue presidiendo. 

La afamada misiva, en donde rinde cuentas del ejercicio económico, es todo un hito en el mundo empresarial. Algunos incluso dicen que entenderlas y desmenuzarlas es más útil que gastar dinero y tiempo en un máster en administración. 

La del 2015 no ha dejado de ser interesante. Por primera vez admite que ya usa computadora (siempre lo negó) aunque sólo para buscar cierta información y para jugar diez horas de bridge a la semana, probablemente con su gran amigo Bill Gates, también un gran vicioso del juego.

Buffett es el máximo representante de la teoría del valor en las inversiones. Siempre ha invertido pensando en que comprar una acción es comprar el pedazo de una empresa, y no ha caído en la mera especulación al estilo del Lobo de Wallstreet. 

Invierte a largo plazo y de ahí su éxito. Lo trascendental de su carta, sin embargo, es el énfasis que ha puesto en la necesidad de adaptarse para ser productivos y eficientes.

Una de las juntas anuales de BH.  
Los cambios son gigantescos y veloces, menciona. La agricultura, por ejemplo, ha cambiado notablemente. 

En los Estados Unidos de 1900 existían 28 millones de trabajadores de los cuales el 40% trabajaba en la agricultura. Hoy, de los 158 millones que trabajan sólo el 2% trabajan en el sector, es decir, alrededor de 3 millones de personas. 

La producción por cada acre cultivado también se multiplicó por cinco y quienes no se adaptaron se quedaron atrás. Cree que cambios tan importantes también se darán con el negocio de la comunicación, de los seguros, del comercio de mercancías y muchos sectores más.


Es un optimista, eso sí. Y no duda en concluir que un ciudadano de clase media alta de hoy tiene una mejor calidad de vida que un Rockefeller de 1920 con cada avance que cambia nuestras vidas. Pero que, al menos en los negocios, la clave está en adaptarse.

©Artículo publicado en el Diario El Heraldo (domingo 13 de marzo del 2016)

Comentarios

  1. Excelente reflexión Esteban. Adaptación y Cambio, el primero como uno de los pilares del Darwinismos en donde está referida sobre todo, a la lucha de un organismo contra otros similares para la mejor explotación de un mismo medio; y el segundo como uno de los principios aristotélicos (transversal a la teoría Darwiniana y Lamarckiana), donde el cambio consiste en la pérdida de una forma y la adquisición de otra, pérdida y adquisición que se da siempre en un sustrato. Y esa nueva forma que se adquiere representa la actualización de una potencia o capacidad de ser. Todo esto, para efectos prácticos, es el fundamento de la naturaleza, de nuestra naturaleza.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares